EL ÚLTIMO MONO PUBLICA SEGUNDO VIDEOCLIP “NADIE VA A SALVARNOS”

179
0

La banda de Barcelona, El último mono, presenta su segundo videoclip  “Nadie va a salvarnos”, esta canción es como un cohete que despega con un gran estruendo musical hacia la incertidumbre. Habla sobre arriesgar y dejarse llevar sin miedo a las consecuencias y está montado a partir de imágenes de “Cosmos: War of the Planets”, película futurista de 1977 dirigida por el italiano Alfonso Brescia

El Último Mono es un grupo de Indie Rock formado en Barcelona por Sergio Ruiz (Vocalista y guitarra rítmica), David Hernández (Bajo), Christian Bernaus (Batería) y Jordi Morales (Guitarra solista).
Tras dar sus primeros pasos en concursos como el Enterprise 2016 (finalistas), el Concurs de música de Badalona 2016 (finalistas) y disfrutar de su paso por diferentes salas y eventos (FNAC, Razz3, La Bàscula, FM Sant Adrià del besos, etc.) la banda se embarca en la grabación de su primer EP autoeditado “Cosas que todo el mundo sabía menos yo” (2018), el cual han presentado por diferentes ciudades del país tras unirse al sello “Polar Records” (2019). En 2020, ganan el Premio a Mejor banda de Badalona en el Concurs de Música de Badalona. Este año, el grupo consolida su sonido en su nuevo trabajo: “Préndelo otra vez” (Ya disponible en todas las plataformas digitales), cinco canciones que cuentan con Edgar Beltri a los mandos de la producción (Manuela Vellés y Lidia Guevara). Grabado y masterizado en La Atlántida Estudio (Barcelona) por Mario Patiño.

“Nadie va a salvarnos” es el segundo single del nuevo trabajo de El Último Mono, “Préndelo otra vez”, que se publicó el pasado 21 de febrero con el sello Polar Records.
Es una de las canciones más rápidas y contundentes del disco. Pueden adivinarse influencias de grupos como Dinero o Viva Suecia que se palpan en la energía que desprende la canción desde el inicio.
“Nadie va a salvarnos” es como un cohete que despega con un gran estruendo musical hacia la incertidumbre. Habla sobre arriesgar y dejarse llevar sin miedo a las consecuencias